CRONICAS SOCIALES DE LA OTRA CARA “ÑOÑOSTIARRA”

Se termina el mes de Agosto, uno de los meses más donostiarras. El otro, por supuesto es Enero. Agosto es el mes del escaparate donostiarra. Y en ese mes de tiros largos nos encontramos con un servicio municipal , GAUEKO, que cierra sus puertas por imperativo legal. Y cerca de cuarenta personas se quedan en la calle. Personas, algunas de ellas donostiarras, que no pueden salir en la postal del marco incomparable porque son parte del colectivo “no querido”. Pero claro, si deambulan en la ciudad molestan a autóctonos y foráneos. Pero, reitero, son personas, personas que demandan un trabajo (muchos ya trabajaron en Donostia y pagaron sus impuestos) y un techo. Y el techo se reserva a los pisos-patera, los realquileres en negro, los alquileres turísticos. ¿A quién le importa? Parece que a nadie. Yo desde mi ñoñostiarrismo digo: “YA VALE”. A pie de calle, de la auténtica calle, seguiremos informando.