“Bienvenido a tu nuevo futuro”

Ésta es la frase que aparece en la carpeta que me han dado al matricularme en el curso de “Técnico en atención socio-sanitaria”. Y así es como me siento, asomándome a mi nuevo futuro. A un futuro que, como el color verde de la carpeta, está lleno de esperanza. De esperanza e ilusión.

El Ave Fénix ha renacido una vez más y comienza a subir por esa escalera en la que la luz está cada día más cerca. La vida me acaba de brindar una oportunidad que muchas veces a lo largo de estos dos años y medio daba por perdida y que no voy a desaprovechar. Soy muy consciente de que éste puede ser el último tren con destino a una estación llamada reinserción laboral, y no pienso bajarme en marcha. Hoy, al escribir esto me siento pletórica por haber sido capaz de dar este paso y muy agradecida a todas las personas que creéis en mí. No pienso defraudaros porque eso sería también defraudarme a mí misma.